PEDRO MIR, Poeta Nacional de la República Dominicana

Equipo de Investigación

ny taxi voice


A

utor del mundialmente conocido poema “Hay un País en el Mundo”, Pedro Julio Mir, Poeta Nacional de la República Dominicana, nació en San Pedro de Macorís, el 3 de junio de 1913 y murió en Santo Domingo el 11 de julio del 2000.

Fue nombrado Poeta Nacional de la República Dominicana en 1984 por el congreso, y es miembro de la generación de los "poetas independientes de la década de 1940".

Su padre, un ingeniero mecánico cubano, emigró de Cuba a la República Dominicana en los primeros años del siglo XX para ser contratado como Jefe de Ingenieros de la refinería azucarera "Cristóbal Colón". Se casó con una joven puertorriqueña y tuvo un hijo a quien llamó Pedro Julio.

Pedro Julio Mir pasó su juventud en la casa adosada de la refinería azucarera, que se encuentra cerca de la ciudad de San Pedro de Macorís. Su madre murió de forma prematura, en 1917, que le dejó en él una profunda sensación de pérdida que más tarde afirmaría que fue el origen de su vocación poética.

En los primeros años de la década de 1930, Pedro Julio Mir comenzó a escribir y publicar sus poemas en periódicos dominicanos, así como mostrar a sus amigos. Uno de esos amigos, sin su consentimiento, tomó algunos versos a Juan Bosch, escritor dominicano destacado de la época. Bosch se fijó en la fibra poética natural del joven autor, pero desestimó los versos diciendo que el poeta, aunque con talento, debe "volver los ojos a su país". Cuando Mir fue informado de la reacción de Bosch, decidió entonces a escribir sus primeros poemas sociales y esta vez, los envió nuevamente sus poemas a Bosch. Bosch no hizo ninguna observación inmediata, sin embargo Pedro Julio Mir tenía los versos publicados muy pronto en su columna del Listín Diario, el periódico dominicano más importante de la época. Los versos aparecieron bajo el nombre de Pedro Mir y lo que más tarde se convirtió en una profecía: "¿Es este joven poeta social, que hemos estado mucho tiempo esperando?".

Pedro Mir dedicó su tiempo a escribir y estudiar la carrera de derecho recibió su Grado Académico de Doctor en Derecho por la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) en 1941 y el inicio de un programa de prácticas en varias oficinas en Santo Domingo. Sin embargo, la presión de la dictadura de Trujillo se hizo insoportable, especialmente para cualquier persona con inquietudes sociales. Sus poemas le estaban poniendo en contra del régimen, por lo que luego de recibir amenazas y sentir su vida en peligro, tuvo que salir huyendo a Cuba en 1947. El exilio sería últimos dieciséis años, hasta que cayó el régimen en 1963. Durante el exilio, viajó a muchos países, pero pasó la mayor parte del tiempo en Cuba.


CONOLOGÍA DE SUS OBRAS

Hay un país en el mundo          (1949)

Contracanto a Walt Whitman  (1952)

Seis momentos de esperanza  (1953)

Poemas de buen amor y a veces de fantasía  (1969)

Amén De Mariposas                 (1969)

Tres leyendas de colores         (1969)

El gran incendio                        (1969)

Viaje a la muchedumbre          (1971)

Apertura a la estética                  (1974)

Las raíces dominicanas de la doctrina Monroe  (1974)

El huracán Neruda                   (1975)

La gran hazaña de Límber y después otoño  (1977)

Cuando amaban las tierras comuneras  (1978)

Fundamentos de teoría y crítica del arte  (1979)

La noción del período en la historia dominicana  (1981)

¡Buen viaje, Pancho Valentín! (Memorias de un marinero)  (1981)

Historia del hambre en la República Dominicana  (1987)

Estética del soldadito                (1991)

El lapicida de los ojos morados  (1991)

Primeros versos  (1993)

Ayer menos cuarto y otras crónicas  (2000)

Ni un paso atrás.


Fue mientras vivía precariamente en Cuba escribió su famoso poema "Hay un país en el mundo" en 1949, ha sido traducido a docenas de idiomas.

En 1952, Mir publicó en Guatemala su poema "Contracanto a Walt Whitman", considerada una de sus obras más logradas. Traducido a muchos idiomas, el poema ha sido objeto de muchos estudios en República Dominicana, los Estados Unidos y otros países.

Regresó a la República Dominicana en 1963, durante el gobierno democrático del presidente Juan Bosch. Tras el gobierno de Bosch fue derrocado el mismo año, Mir, gravemente enfermo, viajó de nuevo por un tiempo, aunque finalmente se estableció con su familia en la capital dominicana en 1968, dedicándose a la Cátedra de Fundamentos Estéticos de la UASD.

Mir se comprometió también a la investigación histórica. Su ensayo "Las raíces dominicanas de la doctrina Monroe" (1974) ganó el Premio de Historia anual propuesta por el Secretario de Educación de la República Dominicana.

En 1975, su poema "El huracán Neruda" también ganó el Premio de Poesía anual propuesta por el Secretario de Educación de la República Dominicana.

Su única novela "Cuando amaban las tierras comuneras" se publicó en México en 1978 y ha sido muy bien aclamado en la República Dominicana, así como a nivel internacional.

En 1984, el Congreso dominicano lo nombró "poeta nacional de la República Dominicana".

En 1991, Mir viajó a Nueva York para recibir un Doctorado Honoris Causa en Letras Humanas, en el Colegio Hunter de la City University de Nueva York.

En 1993, Mir fue galardonado con el Premio Nacional de Literatura Dominicana por sus logros.

Pedro Mir murió el 11 de julio 2000, rodeado de su familia, después de una larga y penosa enfermedad pulmonar. u

—Con anotaciones de Wikia / Biblioteca Virtual