PABLO PICASSO

N

acido el 25 de octubre de 1881 en Málaga (España), el célebre pintor Pablo Diego José Francisco de Paula Juan Nepomuceno Cipriano de la Santísima Trinidad Ruiz Picasso, muere el 8 de abril de 1973 en Mougins (Francia), dejando al mundo sin el pionero y el gran maestro del cubismo, tendencia que abrazó como creador junto a Georges Braque.

Es considerado desde el génesis del siglo XX como uno de los mayores pintores que participaron en muchos movimientos artísticos que se propagaron por el mundo y ejercieron una gran influencia en otros grandes artistas de su tiempo. 

Sus trabajos están presentes en museos y colecciones de toda Europa y del mundo. Además, abordó otros géneros como el dibujo, el grabado, la ilustración de libros, la escultura, la cerámica y el diseño de escenografía y vestuario para montajes teatrales. El crítico de arte y coleccionista Christian Zervos reproduce en su catálogo más de 16.000 obras de Picasso.

En lo político, se declaraba pacifista y comunista. Fue miembro del Partido Comunista de España y del Partido Comunista Francés hasta el día de su muerte en su casa llamada “Notre-Dame-de-Vie” en Mougins (Francia) a los 91 años. Está enterrado en el Parque del Castillo de Vauvenargues (Bouches-du-Rhone).

Picasso fue el primer hijo de José Ruiz y Blasco y María Picasso López. 

De su padre se sabe que quiso ser artista y fue profesor de dibujo en la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo. De la madre se conoce poco y al parecer era de una personalidad más fuerte que la de su marido, y Picasso tuvo siempre hacia ella mayor respeto y ternura, lo que algunos creen ver en el retrato que le dibujó en 1923. 

Pablo empezó a pintar desde su edad temprana. En 1889, a los ocho años, tras una corrida de toros y bajo la dirección de su padre pintó “El picador Amarillo”, primera pintura al óleo de la que siempre se negó a separarse.

Sus primeros trabajos, de un realismo vigoroso y casi feroz, mostraban una temprana predilección por los personajes populares. En La Coruña hizo su primera exposición con 13 años y publicó caricaturas y dibujos en las revistas auto editadas a mano "La Coruña", "Azul y Blanco" y "Torre de Hércules".

El de 1895 fue un año de sucesos importantes en su infancia, en enero, falleció su hermana Concepción, y en septiembre su padre obtuvo una cátedra en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona, donde el joven Pablo fue admitido como alumno y cursó estudios durante dos años, lo que le condujo a pintar, quizás por complacer a su padre, una serie de cuadros en los que el academicismo sentimental del estilo sorprendía tras la vitalidad de los retratos que había realizado en La Coruña.

Estudiante brillante y precoz, Picasso superó en un solo día, a la edad de catorce años, el examen de ingreso en la Escuela de la Lonja, y se le permitió saltarse las dos primeras clases. De acuerdo con una de las muchas leyendas sobre el artista, su padre, tras reconocer el extraordinario talento de su hijo al contemplar sus primeros trabajos infantiles, le entregó sus pinceles y su paleta y prometió no volver a pintar en su vida.

En 1911 durante su estadía en la ciudad de París, Picasso formó parte de un círculo de amigos distinguidos en los barrios de Montmartre y Montparnasse, ellos eran André Bretón, poeta, Guillaume Apollinaire, escritor, Alfred Jarry y Gertrude Stein. Apollinaire fue arrestado bajo sospecha de haber robado La Mona Lisa en el Louvre, y ser parte de una banda internacional. Apollinaire señaló a su amigo Picasso, que también fue llevado a un interrogatorio, pero ambos fueron exonerados más tarde.

Desde 1898 firmó sus obras como Pablo Ruiz Picasso, luego como Pablo R. Picasso, y sólo como Picasso desde 1901. 

El cambio no parecía implicar un rechazo de la figura paterna y más bien obedecía al deseo de Picasso de distinguirse como personaje, iniciado por sus amigos catalanes, que tomaron la costumbre de llamarlo por el apellido materno, mucho menos corriente que el Ruiz paterno.