El poder destructivo de Irma

Por Miguel Cruz Tejada

ny taxi voice


Q

uizás sea irrepetible o no.

Tal vez en el futuro seamos testigos de uno igual o peor.

Pero hasta ahora, las estadísticas muestran que Irma, ha sido el huracán más poderoso y destructivo de las últimas décadas, arrasando a su paso con gran parte de las islas caribeñas, el Sur de Florida, y dejando una secuela de muertos en San Martín, Cuba, Miami y un alto nivel de destrucción en otras demarcaciones bordeadas por el Atlántico.

A la capital de Barbuda, la convirtió en un pueblo fantasma, mientras en Florida, generó el éxodo de miedo más grande en la historia de ese estado.

Los meteorólogos bautizaron el fenómeno como un monstruo, que por muchos días, se resistió a debilitarse, hasta no cobrarse devastación y muertos en Florida, Cuba y varias islas de El Caribe. 

Mantuvo al mundo en zozobra y desapareció llevándose vidas y propiedades de cuantos territorios abatió a su paso, tras convertirse en tormenta tropical.

El director interino del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos calificó a Irma como una "tormenta que se ve una vez cada generación". Antigua y Barbuda, Puerto Rico y Saint Martin fueron las islas más golpeadas.

El huracán Irma, una de las tormentas más poderosas que ha azotado al Atlántico en un siglo, dejó atrás a Puerto Rico tras golpear a varias islas más pequeñas del Caribe con una combinación catastrófica de fuertes vientos, oleaje y lluvia que dejó al menos once muertos.

En San Martín, las imágenes de los edificios destruidos por la tormenta contrastan con las fotografías de este lugar paradisíaco.

Tras pasar por Haití, República Dominicana y Puerto Rico, el curso de Irma seguirá por el norte de Cuba y las Bahamas durante el viernes y el sábado.

Se prevé que el domingo Irma llegue a Florida, donde ya empezaron las labores de evacuación.

Barbuda fue una de las más afectadas. Según el primer ministro, Gaston Browne, el 95% de los edificios sufrieron algún tipo de daño.

Los habitantes de Barbudas describen escenas de terror tras el paso del poderoso huracán Irma, que provocó gran devastación en la isla caribeña.

El país conformado por dos islas fue el primer lugar golpeado por Irma.

Los vientos causaron una gran devastación y la muerte de un niño.

“Barbuda es prácticamente inhabitable”, dijo el primer ministro del archipiélago y aseguró que cerca del 95% de los edificios de la isla sufrieron algún daño.

Uno de los puntos que recibió particular castigo fue el pueblo de Caibareán, en Villa Clara, donde el huracán provocó inundaciones, destruyó casas, quebró el tendido eléctrico y dejó inoperante la red de telecomunicaciones del poblado.

“Yo nunca había visto una cosa como esta, nunca, y llevo 47 años viviendo en este pueblo. Esto fue insólito, increíble, porque ese huracán nos engañó, pues parecía que venía y después que no, para al final entrar y destruir todo lo que tenemos”, dijo Niurka Rivera, una mujer que vio cómo su enorme casa localizada en el frente marítimo del municipio resultó destruida al caerle encima un edificio público que colapso.

“Mi casa quedó en nada, de 14 espacios que tenía, incluso unos para alquilar, sólo quedaron tres, todo lo demás se destruyó”, agregó compungida la mujer mientras recogía los escombros en los pocos espacios que quedaron disponibles para vivir.

Como Niurka, ya se estiman en miles los cubanos que sufrieron daños severos en su residencia por el paso de Irma.

El libreto de Irma acabó como toda una pesadilla para los cubanos.

Unos 6,3 millones de personas recibieron la orden de evacuar sus viviendas en todo el estado y tres millones de abonados estaban sin electricidad, según la compañía Florida Power and Light.

"Los barcos están literalmente rotos; las palmeras, en el suelo; las líneas eléctricas están cayendo", contó por teléfono a la 'CNN' la socorrista Maggie Howes. "Es absolutamente imposible estar afuera en este momento. Nadie puede soportar los vientos que veo por la ventana".

Una policía y un oficial penitenciario murieron cuando su vehículo chocó el domingo en las inmediaciones de Sarasota (oeste). Otro hombre se empotró el sábado contra un árbol en Key West, en los Cayos.

Al menos 30 personas fallecieron ya como consecuencia del paso de Irma.